Compasión Laboral, 2 Hechos Que Demuestran Por Que Es Indispensable

Comparte este post

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

El 93% de los empleados dicen que son más propensos a quedarse con un empleador empático.

Las empresas compasivas tienen finanzas más saludables

En 2004, el experto en ciencias administrativas Kim Cameron publicó su investigación sobre los efectos de lo que llamó virtuosidad en los ingresos comerciales.

Descubrió que los lugares de trabajo que eran más compasivos eran más productivos. Y, por supuesto, los trabajadores más productivos significaron que las finanzas de las empresas eran más saludables. 

Además, su investigación demostró que las compañías compasivas eran mejores para retener a clientes y empleados.

La compasión aumenta la motivación

Una encuesta de Gallup, realizada poco después de los ataques terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos, confirmó el lugar esencial de la compasión dentro de un negocio. 

Demostró que las compañías que eran compasivas vieron cómo aumentaban drásticamente los niveles de motivación y compromiso de los empleados. 

Las compañías que solo querían que los negocios continuarán como de costumbre pronto encontraron que sus empleados se desconectaban y, en algunos casos, incluso dañan el entorno laboral.

El 90% de todos los empleados creen que la empatía es un valor importante en el lugar de trabajo, y ocho de cada diez están dispuestos a dejar un empleador que no es empático

Entonces….

¿Cómo implementar la compasión en tu negocio?

  • Percibir
  • Indagar
  • Cuestionar
  • Actuar

Percibir

El cerebro está conectado para la empatía.

Esto significa que podemos detectar señales vocales y faciales sutiles al interactuar con las demás personas, y esto nos ayuda a reconocer si esta persona está sufriendo.

Indagar

Si tienes una “corazonada” de que alguien puede estarla pasando mal, verifica si su desempeño ha bajado, está llegando tarde a trabajar o está faltando.

Si no sabes cual puede ser la causa de estos cambios, platicalo con la persona.

Cuestionar

Coordina una cita con esta persona para que puedan platicar en un ambiente más relajado, fuera del escritorio. Puede ser en una sala de juntas o invitarlo por un café.

Comentale que te haz dado cuenta sobre la baja de rendimiento y preguntale si todo está bien, presta atención a lo que responda.

Actuar

Al escuchar lo que tiene que decir tu empleado sobre su cambio y baja de rendimiento, ofrece platicar sobre el tema del problema. Tal vez un par de días libres lo ayuden a resolver o lidiar con el problema que enfrentan.

Después de acordar cómo lo puedes apoyar (dentro de tus capacidades), una semana después, puedes mandarle un mensaje o correo electrónico, preguntando sobre el tema, si necesita platicar sobre ello y si se encuentra mejor.

Tal vez te interese leer nuestro blog “Una Cultura De Confianza Hace Más Eficiente A Tu Equipo”

Conclusión

Muchas personas temen pedir permisos cuando están pasando por circunstancias difíciles en sus vidas pensando que podrían correrlos al hacer esto. Y no saben cómo manejar la situación, provocando que se malentiendan sus acciones.

Si vuelves una prioridad en el trabajo la compasión, los empleados se sentirán comprendidos y se verán más comprometidos en sus labores.

Si te interesa más sobre el tema, te recomendamos el libro Awakening Compassion at Work de Monica C. Worline y Jane E. Dutton.

Consulta otros artículos

Solicita una asesoría de marketing y ventas gratuita

En una llamada de 30 minutos con un especialista en inbound te daremos recomendaciones y un plan de acción para alcanzar tus objetivos.